San José Web
San José, Entre Ríos
www.sanjoseweb.com.ar
jueves 06 de agosto de 2020
Deportes

La virtualidad y la incertidumbre

Autor: Fernando Spiazzi

27 jul 2020 - El mundo freno su carrera infernal, paro su carrera espacial, económica, armamentística, freno su impulso de acaparar riquezas, su voraz destrucción de la naturaleza y hoy solo está abocado a la destrucción de la enfermedad que nos ha puesto de bruces.

Nuestro país Argentina vive el momento de mayor confusión, de mayor cansancio, de más saturación, tantos días de encierro (no hago juicio de valor si el aislamiento fue bueno o malo, porque no soy médico) ha destruido el tejido social .el afectivo, el comunicacional.
En medio de la pandemia está ausente el deporte con todo lo que esto significa para quienes nos apasionamos con el ruido de un estadio, el picar de una pelota, o el grito de un gol.
La llegada de la pandemia del COVID 19 a nuestra nación provoco un sinnúmero de variantes y en mayor medida una gran cantidad de protocolos para forzar la vuelta de la actividad.
El párate de marzo que en principio tenía como efecto esperar cuarenta días hoy lleva más de 120 y con un pronóstico bastante oscuro de 60 días más, por lo menos, para los deportes colectivos básquet,futbol,rugby por nombrar algunos.
Las ideas y los fondos económicos con los que se sostienen las instituciones poco a poco se van agotando y los dirigentes siempre optimistas acostumbrados a pelear batallas mano a mano con las miserias hoy se ven un poco de capa caída.
Son varios los factores que determinan que el deporte viva este momento de preocupación.
1 –El sistema virtual de reuniones que no permite debatir.
2-Falta de certeza para tener idea de cuando se podrá practicar.
3. Ausencia de dinero para hacer frente a esta situación
4 -Falta de dirigentes que se alejan de las asociaciones-
5 –Respuesta tibia de parte del Estado.
6 –Infraestructura deteriorada que viene de arrastre.
7 –Falta total de competencia y recreación.
Esta valoración es personal y seguramente surgirán otras cuestiones de fondo. Analizamos cada punto.
1- Los dirigentes de los clubes, de las asociaciones convivían en el día a día, las soluciones llegaban por consenso, muchas veces después de largas reuniones y discusiones. Las reuniones de café, de mate, la juntada de dirigentes en forma diaria o semanal es” la sal y pimienta” de la vida de los clubes y es lo que mejora al dirigente deportivo.
La aplicación zoom u otras virtuales son una manera de responder al momento que vivimos ,nos permite entrelazar contactos a través de la tecnología y estar conectados para poder tener las instituciones funcionando, pero de ninguna manera constituyen una posibilidad de debate y de intercambio de ideas, hoy este sistema virtual solo nos permite comunicar y votar alguna cuestión primordial y urgente, aquí hago un paréntesis ,no es lo mismo una comunicación entre dos personas, que juntar en un zoom más de 12 o más individuos para una reunión.
2 -La incertidumbre es la reina del momento, esta pandemia no tiene fecha cierta de caducidad y de esta manera no se puede intentar arrancar la maquinaria de un club para comenzar a practicar no sabiendo a ciencia cierta cuando volveremos a competir.
Esa falta de certeza obliga a ser muy cautos ,todo se vuelve imprevisible, hoy muchos dirigentes miran el 2021 y desestiman que todavía faltan 5 meses de este año, que pueden ser buenos o malos, en mi opinión la cuestión es ir paso a paso como decía mostaza Merlo
3 -El tema económico es muy preocupante ,esto no es nuevo las asociaciones civiles.” los clubes” no son una isla ,son parte de la sociedad y esta sociedad compuesta por personas ha reducido su poder adquisitivo ,de esta manera lo primero que hace el individuo es dejar de aportar la cuota social, una idea impuesta es que ,el deporte no tiene continuidad y el club no gasta dinero .Esta situación fue objeto de columnas anteriores, será una situación complicada ,donde habrá que agudizar el ingenio para buscar el aporte de la parte privada y pública después de la pandemia.
4- Hay que estar bien plantado y saber lo que se quiere y a que venimos a una institución para ser dirigente en estos tiempos, hay que tener pasión y ganas para acompañar en tiempos de penurias y vacas flacas, hoy más que nunca el dirigente debe demostrar su grandeza. Muchos ya no tendrán ese tiempo libre que tenían antes de la pandemia, aquellos que llegaron para distraerse, hoy tendrán que estresarse para reconstruir lo que nos deje esta enfermedad, algunos dejaran su lugar, seguro que sí, la pandemia económica de sus propias miserias los obligara a atender sus asuntos. Sera complicado reemplazarlos claro que sí, no será una cuestión fácil, no obstante los dirigentes pasan y las instituciones quedan-
5- El estado nacional y provincial está enfocado en la enfermedad, está enfocado en alimentar al que no tiene, en proveer ayuda a las empresas privadas y públicas, a acondicionar la salud para soportar el golpe, eso lógicamente ha producido un achicamiento feroz del presupuesto destinado a deportes.
Se han creado programas desde Nación desde el inicio de la pandemia, programas que seguramente algunas instituciones recibirán, el gran problema es que el aporte se necesitaba para ayer y llegara quizás mañana y solo para algunos clubes, la utilización digital de los pedidos y la gran cantidad de documentos que se debían entregar impidió del acceso para todos.
Habrá que reconstruir una política estatal deportiva más eficaz, más inclusiva y participativa, pero en serio, que no solo quede en discursos vacíos y en promesas, caso contrario serán varias las instituciones que quedaran por el camino.
6- La infraestructura es otro tema puntual en los clubes, la existente es precaria y son muy poquitos las asociaciones que en este tiempo libre entre comillas pueden mejorar sus instalaciones.
Como es lógico se podría pensar que este el momento de realizar esas obras pendientes, ahora que hay tiempo de sobra, el problema son los recursos económicos y humanos, esperáremos por el programa de nación “clubes en obra” para observar que solución encontramos.
7- La competencia está sujeta a la habilitación desde la salud, yo creo que debemos esperar a que las escuelas, los colegios comiencen a funcionar, antes comenzar es utópico ,los días parecen meses y los meses parecen años ,pero no podemos arrancar y frenar, comenzar y parar.
Los equipos y clubes del interior sin público no podremos jugar el factor económico aquí es excluyente. El dinero que recaudan los clubes con el público permite pagar los gastos que derivan de un espectáculo deportivo.



CONCLUSION
La incertidumbre y la virtualidad hoy dominan la escena del mundo deportivo, debemos ser cautos en el regreso a la actividad del deporte colectivo. La impresión es que el virus va a convivir tiempo largo con nosotros y de esta manera debemos acostumbrarnos a vivir con ello.
El deporte es un factor muy importante en la vida del ser humano y en el sistema organizativo de los pueblos, y no podemos pensar “en colgar los botines, o los guantes” y dejar todo para el año que viene.
Debemos estar preparados para cuando nos digan “Empiecen a competir” ese es el momento de no equivocarse. Por ello hay que CONCIENTIZAR, INFORMAR, COMUNICAR, PROTOCOLIZAR.
Es tiempo de capacitaciones, de aprendizaje, de fijarse metas pequeñas, de ir despacio con pies de plomo para estar preparado para la vuelta.
Solamente se equivoca aquel que lo intenta y en cada crisis deben surgir soluciones, cada crisis, genera oportunidades.
La pandemia no nos puede derrotar, nos puede hacer caer de rodillas, nos puede tirar al suelo, pero es nuestra obligación levantarnos.
El futuro está ahí esperando por nosotros, con sus nuevos contenidos, con sus nuevas metas, pero por sobre todo con INCERTIDUMBRE Y VIRTUALIDAD.
LO PEOR DE LA PESTE, NO ES QUE MATA LOS CUERPOS, LO VERDADERAMENTE HORROROZO ES QUE DESNUDA LAS ALMAS.

Fernando Spiazzi


Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias